Departuture

Salí con mi dinosaurio a dar un paseo, tomé la Sexta Avenida, justo después de cruzar la Novena, sin que un rumbo exacto que me conduzca a un ecualizador termal, el cual necesito para acabar alguna de las cosas que no he hecho en años pero que seguramente no podré terminar dentro de 10 o 20 años.

La calle esta repleta de delincuentes que te venden tus propias cosas, ex-cosas, posibles cosas, y con un determinado número de clientes, la vendimia del trabajo del día anterior bien pueden vivir esta vida de una manera cómoda. El Predicador de "La Palabra" no deja de hablar acerca de su dios, tratando de que su dios ilumine el camino de todos como lo ilumina a el. ¿Por qué no se da cuenta que cada quien tiene su propio dios? ¿Qué no se da cuenta que cada uno tiene una persepción especifica de su ser y, sí su palabra esta en lo correcto, si somos creados a imagen y semejanza, entonces cada uno tiene a su propio dios, no es cierto? O es sólo un cerebro lavado y tratado de secar en la plaza, donde paso y me sermonea con miles de letras que se sabe de memoria pero que en realidad no comprende, no siente.

Una prostituta afuera de la panadería francesa tratando de ganarse el pan de cada día. Ella con una sonrisa de sandía y una piel de lagarto reseco no deja de inspeccionar las prendas de sus apacibles y calientes víctimas, sin embargo parece que inspecciona solamente una diminuta cosa que a mi parecer no determina el nivel socio-económico del tipo. Increíblemente me elige a mí, sin sospechar que mi dinosaurio podría arrancarle la cara en un sólo movimiento. Así ocurre.

Al correr de regreso a la casa no me encuentro en el mismo lugar, las aves han dejado el nido y han cagado mi jardín, el gato suicida, con el revolver en la mano, mancha la entrada de mi casa, mi casa, que ahora es un departamento funcionalista, con las paredes de colchones y avispas en su interior no dejan de brotar mientras el enfermero me inyecta una dosis de aquel medicamento que me hace volver a ese mundo donde me encuentro encerrado, donde me tratan como si fuese un loco, un demente, alguien no sabe elegir entre comprar pan o coger con la prostituta de piel de lagarto.

Related Articles

Labels

personal (107) tales (82) English (26) lyrics (24) sarcasm (24) poem? (12) News (11) diseño (11) music (11) pics (8) cartas (7) curio-citiy (6) arte (2) photo (2) Bukowski (1) Cortázar (1) Gloria (1) Tutorial (1) capitalización (1) videorama (1)