The voice inside our feet

Iba a la tienda de abarrotes, no importa que compraría, digo, no importa que les diga por que ese no es el punto de este post. Empiezo:

Iba a la tienda de abarrotes, cuando de repente al doblar la esquina una pareja se dirige a donde estoy, sin embargo no choqué con ellos. Los lindos venían platicando cosas como: ¡Ah!, ¡Oh!, ¡Eh!, ¡Goey!, ¿neta? Y demás cosas dignas de cualquier mente televisiva. Mientras, yo absorto en mis pensamientos y provisto de un intelecto muy por encima del principesco, al ver el escote pronunciado de la dama y comprender la desproporción según el canon de la figura femenina que figuran en los estudios de Edgar Degas y que nos tuvo a bien enseñar, de pronto de mi boca asomaron las palabras "Ah, que chich... (aquí me doy cuenta que estaba pensando en voz alta)arrrrrrgggggggh".

Camino, camino, camino. Silencio. No volteo, no hago nada sospechoso, llamo a mi perro y este ladra, quizá el piense siempre en voz alta, es por eso que ahora ladro, ladro, ladro y mi perro me quiere.

Related Articles

Labels

personal (107) tales (82) English (26) lyrics (24) sarcasm (24) poem? (12) News (11) diseño (11) music (11) pics (8) cartas (7) curio-citiy (6) arte (2) photo (2) Bukowski (1) Cortázar (1) Gloria (1) Tutorial (1) capitalización (1) videorama (1)