Las cartas nunca entregadas

Llegue después de u día largo y cansado a mi casa, algo alterado y meditabundo, por un momento me quedé en el grandioso dilema entre hacer mi tarea o acomodar unos pendientes en mi cuarto. al final de cuentas, junto con el buen amigo Johnny, empezé a revisar las viejas libretas y encontré una nota que nunca entregué.

Cuando iba en la secundaria tenía un amigo llamado Alejandro. Él fue el que me enseño la cara del mal, digamos que fue el que derrocó mis ideales de bondad para tornarlos en humanismo; donde todos somos buenos y malos; donde todo es consecuencia de algo incontenible; donde puedes ser bueno actuando con maldad. Alejandro fue mi exraño Guru hacia el extraño ser que ahora soy.

Cada que saliamos de clases, Alejandro iba con su madre a su oficina en el centro de la ciudad, un día me enseño un fajo con unas 15 cartas y me dijo que eran cartas de un amigo de su madre que le daba para entregarselas a la secretaria del Gerente, Alejandro como buen niño nunca las entregó y de vez en cuando las leia con su hermano para burlarse del Poetizo de Linares, como ellos le apodaban. En ese tiempo, se me ocurrió hacer algo similar, pero desgraciadamente nunca he sido alcahuete de nadie como para poder hacerlo, sin embargo el título "Las Cartas que Nunca Entregué" se me hacia algo con cache, digno de cualquier programa de habladurias.

Pasó el tiempo y Alejandro repitio año, yo me salve y segui mi camino en la escuela. Alli conocí a Milliet, la persona de la cual me enamoré perdidamente en ese periodo, la hisotoria no tiene caso de contarla, se encuentra perdida en los achivos de blogger. Sólo tengo que decir que di mucho mas de lo que me daban, mi joven creatividad le regalo un sin fin de detalles dignos de conservarse (espero al menos guarde algo), y cartas, muchas cartas... Pero habia otras que nunca le entregué.

A partir de ese entonces, comenzé a guadar las cartas que me daban y las que yo no entregaba, y debo de confesar que son mas las que no entrego que las que me han llegado. Cartas de desamor, amor y cotidianidades estan guardadas bajo llave en un baul pequeño en mi cuarto. Hoy lo abrí y son miles de estupideces; miles de llantos; miles de sonrisas... todas ellas engalanando algun amor que nunca recibí.

Related Articles

Labels

personal (107) tales (82) English (26) lyrics (24) sarcasm (24) poem? (12) News (11) diseño (11) music (11) pics (8) cartas (7) curio-citiy (6) arte (2) photo (2) Bukowski (1) Cortázar (1) Gloria (1) Tutorial (1) capitalización (1) videorama (1)